Albornoz Burgos

A mucha gente le chifla llevar un albornoz burgos en el momento en que se relaja en el sofá de casa y cuando va a la piscina o al spa. Llevar uno es muy relajante y se siente como un acto de autocuidado. Ciertos albornoces hacen las ocasiones de toalla y son un producto imprescindible para secarse y sostener el calor después del baño, la ducha o la natación. También te ayudan a cubrirte rápidamente en el momento en que alguien llama al timbre de forma inopinada.

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

 

No importa cuál de estos suntuosos albornoces escojas, vas a estar con seriedad impresionado por el aspecto de confort que aportan a tus vidas. Con el albornoz adecuado en tu armario, vas a tener una prenda extraordinaria con la que despertarte y otra que te ayudará a relajarte y a desconectar por la noche, lo que la transforma en entre las prendas mucho más polivalentes y gratificantes que nunca vas a tener.

 

Siendo una de las prendas más versátiles que va a tener, descubrirá que no hay ninguna situación en casa en la que no logre emplear su albornoz burgos. Estas prendas son idóneas para en el momento en que te levantas de la cama, para ponerte tras una ducha caliente, para llevar cuando hay visitas y para tranquilizarte en el sofá cada noche con un libro y una taza de té.

Cada albornoz tiene un diseño diferente, cuyas características principales son el cuello y la cintura. El cuello relajado tipo kimono es un estilo muy popular, exactamente la misma el diseño tipo chal, pero todo es dependiente de de qué forma te guste estar cubierto. La mayor parte de las batas traen un cinturón que se ata en torno a unos orificios en forma de nudo en la cintura, lo que provoca que se ajuste a todas las tallas.